DSC_9411

Siempre que viajo llevo a mi muñeco Peronito. Es un osito naranja de goma, un Mupphet llamado Frozzie.

Me lo regaló mi abuelo cuando era muy pequeña. Muchas veces cuando venía del taller me traía uno de esos muñequitos que sabía que yo adoraba. Yo lo cogía corriendo y me ponía a bailar de alegría. Tenía toda una colección: Pitufos, Snorkels, Mikey… al hacerme mayor, como suele pasar, los muñecos fueron desapareciendo…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Afortunadamente algunos sobrevivieron, y cuando me fuí a vivir a Dublín decidí llevar a Peronito conmigo, así llevaría con él dos cosas muy importantes, la niña que no quiero perder jamás y las personas que amo y no pueden estar conmigo. Desde entonces es mi compañero en todos los lugares que visito, a veces ni siquiera sale del bolsillo, pero está ahí a mi lado 🙂 Es un símbolo, algo parecido al gnomo de la película Amelié.

enero2014londres-paris 130

El nombre de Peronito es un mote que unos napolitanos le pusieron hace ya algunos años, les resultó gracioso verme beber Peroni mientras hacía fotos a un muñeco (pensaron qué tía tan rara) Entre risas y Peronis le bautizamos como Peronito el napolitano y así se llama desde entonces.

IMG-20130904-WA0036

En mis viajes y redes sociales he descubierto personas que también tienen un muñeco símbolo, y me encanta no ser la única, aunque cada persona tiene su motivo particular por el cual lleva al suyo , esta es la historia de mi Peronito. Sigue #disfrutamiruta y descubre con Peronito los mejores lugares de Europa.

Laura Eire. #disfrutamiruta ❤

Si te ha gustado este artículo compártelo en las redes sociales. Recuerda que puedes seguirme en Twitter, Facebook e Instagram , y si quieres escribirme puedes hacerlo adisfrutamiruta@gmail.com. ¡Gracias por leerme!